Introducir “la categoría del amor” en la cooperación internacional pide el Papa en su discurso en la FAO

(ZENIT – 16 Oct. 2017).- “¿Sería exagerado introducir en el lenguaje de la cooperación internacional la categoría del amor, conjugada como gratuidad, igualdad de trato, solidaridad, cultura del don, fraternidad, misericordia?”, ha declarado el papa Francisco.

Esta mañana, 16 de octubre de 2017, el Papa ha visitado la sede de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en Roma, con ocasión de la celebración de la Jornada Mundial de la Alimentación, este año dedicada al tema: “Cambiar el futuro de la migración. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural”.

El Papa ha dicho: “Prestemos oído al grito de tantos hermanos nuestros marginados y excluidos: `Tengo hambre, soy extranjero, estoy desnudo, enfermo, recluido en un campo de refugiados´. Es una petición de justicia, no una súplica o una llamada de emergencia”, y ha indicado: “Por eso, me hago a mí mismo, y también a vosotros, una pregunta: ¿Sería exagerado introducir en el lenguaje de la cooperación internacional la categoría del amor, conjugada como gratuidad, igualdad de trato, solidaridad, cultura del don, fraternidad, misericordia?”

Ante esta situación –ha reflexionado– “podemos y debemos cambiar el rumbo” (cf. Enc. Laudato si’, 53; 61; 163; 202). Frente al aumento de la demanda de alimentos es preciso que los frutos de la tierra estén a disposición de todos.

“Amar a los hermanos, tomando la iniciativa, sin esperar a ser correspondidos”, es el principio evangélico que encuentra también expresión en muchas culturas y religiones, “convirtiéndose en principio de humanidad” en el lenguaje de las relaciones internacionales, ha afirmado el Santo Padre.

La relación entre el hambre y las migraciones sólo se puede afrontar si vamos a la raíz del problema. A este respecto, los estudios realizados por las Naciones Unidas, como tantos otros llevados a cabo por Organizaciones de la sociedad civil, concuerdan en que son dos los principales obstáculos que hay que superar: los conflictos y los cambios climáticos.

En esta línea, ha declarado que la “gestión de la movilidad humana requiere una acción intergubernamental coordinada y sistemática” de acuerdo con las normas internacionales existentes, e “impregnada de amor e inteligencia”, y ha señalado que “su objetivo es un encuentro de pueblos que enriquezca a todos y genere unión y diálogo, no exclusión ni vulnerabilidad”.

En su discurso, el Papa ha ofrecido un análisis para la buena realización del ‘Pacto mundial para una migración segura’, en el que actualmente trabajan las Naciones Unidas: “Vulnerable es el que está en situación de inferioridad y no puede defenderse, no tiene medios, es decir sufre una exclusión”, y ha indicado: “es justo identificar las causas para actuar con la competencia necesaria”.

El Papa ha escrito en el libro de visitas de la FAO el siguiente texto: “`Tuve hambre y me disteis de comer´. Sobre esto seremos juzgados. Agradezco a la FAO los ingentes esfuerzos que hace”, al término de su visita realizada el 16 de octubre de 2017.

Aquí se puede leer el discurso completo del papa Francisco en la FAO.

Fuente: Zenit-Español

Comparta esta noticia...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *