Parroquia Nuestra Señora de Fátima celebró 50 años al servicio de la evangelización

La comunidad parroquial celebró este importante aniversario con el rezo de novena, cantata y recorrido de la Imagen de N.S. de Fátima por las calles de la Parroquia.

Después de la creación de la Diócesis de Santa María de Los Ángeles en el año 1959, Nuestra Señora de Fátima fue la primera parroquia creada en la ciudad de Los Ángeles, erigida el año 1970.

Este año la celebración que se pensaba realizar tuvo que pasar por el filtro del modo COVID-19. Con varios meses de anticipación se inició una difusión en redes sociales del logo oficial de la celebración del cincuentenario. El consejo pastoral colaboró activamente en la preparación del aniversario junto al párroco, Pbro. Pedro Mieres.

La preparación inmediata comenzó con la novena a Nuestra Señora de Fátima el domingo 4 de octubre, cada día un grupo, comunidad o movimiento tenía asignada la preparación de la Novena y la participación presencial; respetando el aforo permitido por las autoridades sanitarias. Al mismo tiempo se fueron difundiendo saludos de los fieles de la parroquia y de sacerdotes que sirvieron párrocos a través de las redes sociales.

El 12 de octubre, el día previo al cincuentenario, se realizó una procesión, que recorrió algunas de las calles del sector parroquial. Para ello se dispuso de tres móviles con la imagen de la Virgen que partieron al mismo tiempo de la parroquia y recorrieron tres cuadrantes previamente establecidos, la idea era abarcar el mayor número de calles. Así fue como las personas, desde sus hogares, fue saludando a la Nuestra Señora con canciones y pañuelos blancos. Por la noche, después de las 21:00 hrs. se transmitió vía redes sociales una cantata a la Virgen María, en la que participaron la mayoría de los grupos de la parroquia, grabadas previamente y salvaguardando todas las medidas sanitarias.

El 13 de octubre junto con la celebración de la última aparición de Nuestra Señora de Fátima en 1917, se celebró la Santa Misa presidida por el obispo diocesano, Mons. Felipe Bacarreza, porque la Eucaristía es la acción de gracias a por excelencia. En la liturgia se agradeció a Dios el don de estar 50 años al servicio de la evangelización bajo el manto y protección de la Virgen María.

Al concluir la misa se descubrió y bendijo una placa recordatoria de los 50 años con María, que como comunidad nos invita siempre a hacer lo que Él nos diga (Cf. Jn 2,5)

Comparta esta noticia...